El catedrático de la Universidad Rey Juan Carlos, Luis Ayala, asegura que “la desigualdad es una amenaza para las democracias”

Expertos analizan la desigualdad y pobreza en España en la segunda sesión del XXIII Foro en la Universitat de València.

Lleno en la UV

El catedrático de Economía Aplicada, Luis Ayala, ha clausurado hoy, en el marco del XXIII Foro Universitario Juan Luis Vives, las sesiones organizadas por la Universitat de València, en la Sala Sánchez Ayuso de la Facultad de Economía, con una conferencia titulada “Desigualdad y pobreza en España en el largo plazo”. Durante su exposición, el profesor de la Universidad Rey Juan Carlos ha asegurado que “la desigualdad es una amenaza para las democracias” y que es necesario un cambio en el modelo distributivo.

Luis Ayala ha asegurado que existe un conjunto de características “fuertemente arraigadas en la estructura social española” que han perfilado “un modelo distributivo que no permite reducir la desigualdad”. El catedrático de Economía Aplicada ha argumentado que “los altos niveles de desigualdad guardan relación con la debilidad de la estructura productiva, los problemas estructurales de creación de empleo estable, niveles muy altos de desigualdad en las rentas primarias, una capacidad redistributiva reducida en el contexto comparado y grandes diferencias territoriales”. Esta situación, a su juicio, ya existía antes de la crisis y ha añadido que el deterioro del empleo y de las rentas de los hogares “han hecho que la desigualdad y la pobreza aumentaran drásticamente” sin que haya habido cambios sustanciales en el modelo distributivo.

LuisAyala

En ese contexto de “desigualdad estructuralmente alta”, España se sitúa entre los países con mayor desigualdad de la Unión Europea (UE). El experto economista ha señalado que el empleo “es esencial” para el bienestar pero no “suficiente” y que la recuperación por sí sola “no garantiza” la reducción de la desigualdad. También ha considerado que “la austeridad ha echado más leña al fuego”. El catedrático ha concluido asegurando que “hay riesgos” de que se mantenga esta fractura social durante mucho tiempo, lo que podría desembocar en tensiones sociales que hasta ahora se han frenado gracias “al colchón” de las familias.

Al profesor de la Universidad Rey Juan Carlos le ha precedido una mesa redonda sobre el mismo tema, moderada por José Manuel Pastor, vicedecano de la Facultad de Economía. En ella, han participado Francisco Goerlich, profesor de la Facultad de Economía de la UV e investigador del Instituto Valenciano de Estudios Económicos  (IVAE); Enrique Lluch, profesor de la Universidad CEU-Cardenal Herrera: Fernando Contreras de Intermón Oxfam y José V. Pérez Cosín, profesor de la Facultad de Ciencias Sociales de la UV.

ContrerasGoerlichPastorLluchPerez

Francisco Goerlich ha señalado que “la renta ha caído a niveles de hace más de una década” y que “está peor distribuida que en los años 70”. En su opinión, desde 2007 “la renta ha caído mucho más de lo que creció a principio de siglo” y ha destacado que, pese a todo, “esta es una visión suavizada” ya que “las grandes bolsas de pobreza no aparecen en las estadísticas”. Goerlich ha añadido que “si la renta baja, la desigualdad sube” y que los costes de la crisis “han recaído sobre los estratos más bajos de la sociedad”. En su opinión, Europa tiene “una tarea pendiente” que es solucionar el tema de la fiscalidad” para aumentar los ingresos y la capacidad redistributiva del sistema.

A continuación, el profesor de la Universidad CEU-Cardenal Herrera, Enrique Lluch, ha asegurado que “la evolución de la pobreza en España ha sido divergente” con respecto al resto de los países de la UE. A juicio del experto en ética económica, hay tres aspectos que afectan a las condiciones de la sociedad: el empleo, la distribución del gasto público y las políticas enfocadas hacia los desempleados. En este sentido, ha asegurado que solucionar estos problemas pasa “por privilegiar el desarrollo social sobre el crecimiento económico”, aunque sin excluirlo; una protección social con “garantía de mínimos”; un compromiso redistributivo ético y “apostar por el bien común”. “El país que está mejor es el que menos pobres tiene, no el que más renta per cápita tiene”, ha aseverado.

Por su parte, Fernando Contreras ha dado una visión más globalizada de la pobreza y ha asegurado que “la desigualdad es una barrera contra la reducción de la pobreza” y que la crisis “ha beneficiado a los más ricos” mientras que la desigualdad económica “agrava las desigualdades entre mujeres y hombres” y “amenaza a toda la sociedad”. El presidente de la Coordinadora Valenciana de ONGs, ha apuntado “al fundamentalismo de mercado” y “a la captación del poder y la política por parte de las elites” como razones principales que han provocado esta situación.

El último en tomar la palabra ha sido el profesor José Vicente Pérez Cosín quien se ha referido al indicador AROPE que mide la tasa de población en riesgo de pobreza y exclusión. Según los últimos datos, el número de personas en riesgo “ha aumentado en 1.300.000 personas”, lo que ha provocado que Naciones Unidas haya añadido “la inclusión social” dentro de los objetivos de desarrollo sostenible para 2020. El cumplimiento de ese compromiso exige “una reducción de más de 2,7 millones de personas que están hoy en situación de extrema pobreza”. El sociólogo ha calificado de “ineficaces” las políticas sociales actuales y ha alertado de que “no atajar el nivel de pobreza” puede acabar con la cohesión social.

Con estos actos y una gran asistencia de público, la UV ha cerrado su participación en la presente edición del Foro. La próxima semana, el encuentro que organiza el Ayuntamiento de Valencia, a través de la concejalía de Juventud, afronta la recta final con tres sesiones en la Universidad Católica ‘San Vicente Màrtir’, repartidas en sus sedes de Torrent, Valencia y Godella. El broche lo pondrá el jueves, 5 de marzo, la científica Pilar Mateo, con una conferencia en el Hemiciclo del consistorio valenciano.

 

 

Anuncios