Miriam Revert: “No podemos pretender lograr la enseñanza primaria universal si esas mismas niñas son las que cosen nuestras camisetas de rebajas”

 

Miriam Revert (Ontinyent, 1991) es directora adjunta del XXIII Foro Universitario Juan Luis Vives.Es licenciada en Administración y Dirección de Empresas por la Universitat de València, con doble titulación internacional,  graduada en Dirección de Negocios Internacionales por la Escuela de Bremen (Alemania) y estudiante de Filosofía por la UNED. Habla cinco idiomas y maneja perfectamente las Nuevas Tecnologías y el Marketing Digital. Ha recibido varios premios, el último el que otorga la Fundación Cañada Blanch. La London School of Economics le ha hecho una oferta para cursar el máster en Filosofía y Política Pública en Londres. 

Miriam Revert, directora adjunta del XXIII Foro Universitario Juan Luis Vives.

Miriam Revert, directora adjunta del XXIII Foro Universitario Juan Luis Vives.

–  El Ayuntamiento de Valencia, a través del Plan Joven, ha apostado por el ‘mentoring’ como una herramienta eficaz para aumentar las competencias de los jóvenes para enfrentarse a los retos profesionales, ¿qué opina?

-A los jóvenes nos falta experiencia en tantos aspectos que se deberían contemplar estos métodos todavía con más normalidad. Es el verdadero contacto con la realidad, lo que nos irá definiendo, lo que nos ayudará a decidir qué camino tomar… continuar estudiando un máster, otro curso, un doctorado… Y todo ello, sin un objetivo real, tiene poco sentido. Es decir, si no has salido a la calle y has intentado comprenderte primero a ti mismo y luego, las verdaderas reglas de la sociedad. Paradójicamente, uno vuelve a estudiar entendiéndolo todo mejor.  Además, se trata de aprender el oficio de forma directa y con quien está día a día trabajando con esos asuntos, ayudándole. Es la oportunidad de motivar y dar seguridad a los jóvenes, mostrarles la utilidad que ha tenido su esfuerzo. Si esto funcionara, habría tantas cosas que irían solas… Pienso que estos planes son mucho más efectivos que cualquier premio o que los populares concursos de ideas que, a menudo, terminan por significar trabajo en vano y competitividad sin fundamento.

– Usted es la primera seleccionada para este programa como directora adjunta del Foro, ¿cómo está viviendo este proceso de aprendizaje?

 – Muy halagada por haber resultado elegida, seguro. Contenta y aprendiendo todo lo que puedo sobre cómo organizar las diferentes partes que conforman un foro ¡Aprovechando, como es lógico, la oportunidad!

-¿Cuáles son sus competencias en el Foro?

-Mis funciones son las de coordinar el Foro siguiendo las directrices y consejos del director, y contribuir en el buen funcionamiento del mismo. Además, siempre intento aportar mi visión, como si fuese una estudiante todavía en la universidad para poder ganar en perspectiva. Estaré presente en las ponencias y jornadas que han organizado las cinco universidades y realizaré al final una memoria de esta edición del Foro.

-No sé si el ‘mentoring’ está lo suficientemente consolidado ya como para que los jóvenes entiendan su importancia. ¿Cómo explicaría usted su metodología?

-‘Mentoring’, para mí, es la ocasión de aprender trabajando de forma autónoma con la gran ventaja de tener profesionales a tu lado a los que dirigirte y que te ofrecerán todo lo que esté en sus manos para aconsejarte, recomendarte que te dirijas a otras personas para según qué cosas y así, hacer que avances más rápido mostrándote su propia experiencia en el campo. Son todo ventajas, porque además de poder conocer, obviamente, a grandes expertos, también a personas de confianza y nuevos amigos.

-Su mentor es el decano de Derecho, Empresa y Ciencias Políticas de la Universidad CEU-Cardenal Herrera, Joaquín Marco Marco, a su vez, director del Foro. ¿Qué resalta de la relación mentor-mentorizada?

-De la relación con Joaquín sólo podría destacar cosas buenas. Desde el primer momento se mostró completamente abierto y natural conmigo, dándome la confianza y tranquilidad que se necesita para poder trabajar más y más a gusto. Hemos trabajado codo con codo de verdad, decidiendo entre los dos, no habiendo nunca ningún problema. Es una persona cortés, elegante y agradecida de la que (ahora que lo pienso) he aprendido mucho en poco tiempo. 

 -Por primera vez, las universidades de la ciudad participan de forma activa en una iniciativa que organiza el Ayuntamiento de Valencia, ¿cree que deberían colaborar más entre sí y abrirse más a las administraciones?

-Las universidades ganan mucho colaborando juntas. Y no se trata de perder la esencia de cada una, porque eso es lo característico y bonito del asunto, sino que se trata de unificar la comunidad académica de una ciudad como Valencia. Esto desde fuera da mucha confianza a cualquier estudiante que se decida por la ciudad para iniciar sus estudios. Si uno de los objetivos es incrementar el conocimiento para el bien de la sociedad, ¿cómo puede ser que las mismas instituciones donde se fragua todo esto, no colaboren entre ellas? No se puede crear una sociedad ética y cívica desde la propia división.  Por eso, me encanta la imagen de las cinco universidades en el Foro y agradezco, ahora, toda su cooperación y ayuda para poder organizar el programa. A los estudiantes, que aprovechen también las actividades de otras universidades y que descubran la gran realidad universitaria de la ciudad.

-Tiene un currículo excelente. ¿Qué busca fortalecer en este Foro: su capacidad de liderazgo, su autoridad moral, sus valores…?

-Mi primera motivación fue sin duda el tema del Foro. Me gusta mucho la ética empresarial y el desarrollo. Además, la posibilidad de estar en contacto tanto con universidades como con la Concejalía de Juventud de Valencia es algo que me parecía muy interesante para poder conocer cómo funcionan a nivel interno.  Esta vez, no consideraba tanto la capacidad de liderazgo como la propia capacidad de trabajo en equipo, porque al haber tantas personas involucradas, se tiene que trabajar de forma muy cooperativa. Si sabes llevar esto bien, la capacidad de liderazgo suele venir luego, de forma sutil pero efectiva.

– Además de compromiso y talento, ¿qué cree que puede aportar al Foro?

-Compromiso lo hay y talento… ¡ya lo veremos al final del Foro! Durante la preparación del programa, he intentado aportar también toda mi capacidad de organización e inmediatez, ahí queda clara mi faceta germana. Me encantará poder asistir a las actividades, mostrar mi predisposición y poder conocer a los diferentes ponentes que irán colaborando. Sobre todo, intento aportar mi persona, una versión original que sea mezcla de conocimientos y astucia, pero ante todo humanidad y así, poder trabajar de forma agradable. Eso es lo que intento aportar, mi esfuerzo.

-‘Los objetivos de Desarrollo del Milenio, ¿Utopía o realidad?’, es el lema de esta edición, ¿qué le parecen?

-Los Objetivos me parecen maravillosos, claro, ¿a quién no? Erradicar la pobreza, combatir el VIH/SIDA, garantizar la sostenibilidad del medio ambiente… es algo que todos deberíamos tener en un post-it enfrente nuestro como algo elemental, nada de utopías. Sin embargo, el problema siempre es el mismo. El esfuerzo de determinadas personas, aunque eternamente bueno, no obtendrá apenas resultados, ya que los que de verdad influirían sobre estos temas no están interesados en cambiar el status quo por puro egoísmo. Es el vivir en la burbuja del capitalismo, de sabor dulce artificialmente edulcorado y lleno de calorías y aspiraciones vacías. Luego nos preguntamos por qué nos sentimos tan deprimidos. Por eso mismo, que estos problemas nos atañen a todos, y todos somos los responsables: empresas, organizaciones, ciudadanos… no podemos pretender lograr la enseñanza primaria universal si esas mismas niñas son las que tienen que estar cosiendo nuestras camisetas de rebajas.  El planteamiento de los objetivos es totalmente lícito, real y necesario, pero para que deje de ser una utopía se debería enfocar desde una perspectiva más ética, haciéndonos todos responsables.

-En vísperas del comienzo del Foro, ¿qué mensaje lanzaría para invitar a los jóvenes universitarios a que asistan a este encuentro?

-Que el tiempo es un recurso limitado lo sabemos todos. Por eso mismo, invito a los jóvenes y no tan jóvenes a que lean el programa del Foro y a que se interesen por acudir a las jornadas que crean que se ajustan más a su perfil. Hay que aprovechar la oportunidad que nos dan de disfrutar de una mañana o una tarde escuchando y aprendiendo de gente que trabaja en nuestra realidad social y económica. A mí, muchas veces, me ha servido de inspiración, me ha aportado ideas disruptivas cuanto menos y me ha permitido conocer gente con las mismas preocupaciones que las mías. 

 

 

 

Anuncios